Conociendo nuestra esencia

Un Destello de la Verdad

Este destello es indescriptiblemente hermoso. Es el mejor momento de tu vida. Aun así, a menudo hay miedo y el miedo cierra la visión. Al principio será solo un atisbo, un destello donde las nubes (las estructuras de la mente) en el cielo azul se separan, y se vislumbra el azul. Sientes esto muy profundamente. Es muy hermoso pero no es algo que puedas hacer, simplemente sucede. En ese caso, todo el sentido del «yo» desaparece.

Eso es lo realmente importante. El sentido del yo, este «yo» al que estamos tan apegados, desaparece. Es un momento completamente impactante.

Es tremendamente transformador porque una vez que ha sucedido este pequeño momento, sabes algo que no sabías antes. Te conoces a ti mismo de una manera nueva, pero entonces el Yo del que estamos hablando ya no es este pequeño yo ilusorio. De repente es otro Ser, el Ser, el Ser auténtico, vasto, un sentimiento de unidad, tremendo amor, tremenda conexión.

Después de unos segundos, el «ser» normal, el «yo» normal, por lo general regresa muy rápido porque el vislumbre en ese momento es aterrador, impactante, completamente inesperado, magnífico.

Es extremadamente simple y no tienes que hacer nada. Esto es dado. Casi todos los que tienen algún tipo de vislumbre se sorprenden porque pensaron que tendrían que hacer algo: «Oh, simplemente sucedió». No tienes que hacer nada para ser quien eres.

Despertar

El despertar es un momento en el que salimos de nuestra vida normal basada en el ego, donde todo soy yo, yo, yo, y de repente algo sucede energéticamente, y hay una tremenda expansión interior. Por lo general, parece que la primera vez es particularmente fuerte porque estás pasando de un ego fuerte, atado, a una liberación repentina.

Cuando ocurre un despertar se quita la tapa de la olla a presión y muy a menudo esto sucede de manera explosiva, porque la realización suele ocurrir muy repentinamente. La tapa se rompe y se libera una enorme cantidad de energía. También puede suceder con el tiempo, de forma imperceptible, entonces es bastante común que el cuerpo físico no funcione durante algún tiempo, tal vez unas horas o unos días.

Entonces, lo sorprendente es que puedes funcionar extremadamente bien después, incluso mejor que antes porque no existe el filtro constante y la estática de la mente.

Se necesita algo de tiempo para comprender esto y cuando lo hace, simplemente sucede. No hay fórmula, no hay práctica. Conozco a mucha gente que ha tenido esa oportunidad, aunque solo sea por un breve momento.

Eso es lo realmente importante. El sentido del yo, este «yo» al que estamos tan apegados, desaparece. Es un momento completamente impactante. Como buscador espiritual, probablemente esperes que un despertar sea asombrosamente especial, pero cuando se despierta es completamente normal.