¿Como encontrar amor?

“El amor no es un sentimento, es la esentia de lo que somos.»

¿Qué es exactamente el amor? Es muy, muy difícil hablar del amor. Quizás deba empezar hablando de lo que no es el amor, porque no es todas esas canciones, todas esas historias románticas ni todos esos dramas de la televisión.

Los dramas amorosos entre parejas definitivamente no es amor. Y, paradójicamente, también lo es porque mi entendimiento del amor es que se trata de una energía fundamental y se puede decir que todo es amor; no se limita en absoluto a una determinada relación, a ningún tipo de relación.

Puedes describir el amor como un sentimiento interior, un sentimiento que surge de lo más profundo de nosotros. Pero, ni siquiera es un sentimiento, es nuestro ser, nuestra esencia, es lo que realmente somos. El amor, en realidad, también es divino porque nuestra esencia es divina. No estamos separados de lo divino. Lo divino es amor y el amor es divino, y todo es divino y por tanto todo es también Amor.

Este es uno de los mayores malentendidos que sufren las personas, ya que nos mantiene buscando constantemente el amor en el exterior. Y mientras estamos ocupados buscando fuera, no vemos que el amor ya está ahí, en el interior y solo en el interior.

Para conectar con el amor, nuestra esencia, no tenemos que hacer nada porque, cuando llegamos a este mundo como un pequeño fardo de alegría, ya poseemos este amor, ya somos este amor; siempre hemos sido amor y siempre lo seremos.

Desafortunadamente, a medida que crecemos, la sociedad nos condiciona a ver el amor como algo fuera de nosotros, algo separado de nosotros, algo que hemos perdido. De ahí que tengamos que buscar una relación para recuperarlo.

Por mucho que te acerques en algún momento de profunda intimidad, al compartir buena música o alguna obra de arte, incluso cuando compartes un interés profundo o una intimidad sexual con alguien, al final, te sientes separado, no sientes completamente el amor.

El amor verdadero es una conexión profunda contigo mismo en cada momento, un sentimiento total de Unidad. Un sentimiento de que todo y todos son, en realidad, uno con mi propia esencia; que, de hecho, no estoy separado de nada ni de nadie. Pasar por la vida con este tipo de certeza es una hermosa forma de vivir. Se podría decir que es la forma más hermosa de vivir y esta posibilidad esta ahí siempre. Es nuestro derecho de nacimiento. Es lo que se nos ofrece cuando llegamos a este planeta, la oportunidad de vivir como Amor momento a momento.

Esto se puede observar muy fácilmente en los niños pequeños; tienen frescura, espontaneidad, inocencia, todo les parece interesante, todo está por descubrir. Los niños pequeños todavía viven, podría decirse, como verdadero amor y puedes sentirlo. ¡Hay tanto amor por cada momento! Es como estar con pequeños volcanes, sientes la dicha de la vida, la dicha de cada momento, la dicha del amor, la dicha de lo divino.

El amor está muy, muy cerca pero siempre estamos tan ocupados que, normalmente, no le dedicamos tiempo; y es que el amor es algo que solo se puede experimentar cuando nos transformamos y miramos dentro. Necesitamos dar un giro de 180 grados y mirar dentro. Necesitamos ser conscientes de nuestro espacio más profundo, de nuestra cualidad energética más profunda, porque el amor es la energía fundamental del Universo.

No puedes hablar de eso, nadie puede hablar de eso en realidad, porque ¿cómo puedes hablar del amor? Los poetas lo intentan, los grandes escritores lo intentan, los más grandes artistas y músicos, incluso los grandes científicos lo intentan. Pero, ¿cómo hablar del amor?

Cuando encuentras este amor, de inmediato lo reconoces, de inmediato lo sabes. Es como encontrar a un viejo amigo al que conocías bien pero con quien perdiste el contacto por algún tiempo y, de repente, un día: “¡Oh! ¡Me reencontré con mi viejo amigo!” Siempre he sabido esto, no es realmente algo nuevo, es un redescubrimiento de algo fundamental que siempre he sabido. Es como volver a casa.

El amor se puede encontrar a través del silencio, a través de un silencio profundo, de modo que la mente, en medio de todo su ajetreo, de todos sus pensamientos, de todas sus proyecciones, de todos sus apegos, de todas sus historias, de todas sus películas, se aquieta, se ausenta. En este silencio descubrimos, de repente, el amor; este amor es profundamente conmovedor, excepcional, algo que va más allá de lo ordinario, es realmente un fenómeno singular.

Cuando te encuentras a una persona en este estado, puedes sentirlo de inmediato, puedes decir: “¡Vaya!”, experimentar un momento de unidad completa con esta otra persona porque, al fin y al cabo, no hay muchos, al fin y al cabo, todo es uno; no hay muchas olas pequeñas, sino un gran océano.

 A medida que nos adentramos en este gran océano, nos acercamos más y más al amor, un amor que siempre está presente y, quizás, el viaje de nuestra vida, el viaje de la vida humana, es un viaje a las profundidades de este océano que es Amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Satsang Contact : Indira

If you would like to have more information and take part in a retreat or weekend, I am here for you. Please contact me

Whatsapp: +49 1782890814

Email: office@johndavidsatsang.international